Tampoc se’n salva la segona república

by unixzealot

Posteriormente se repitió la misma política aunque sin molestarse siquiera en suspender las garantías de la Ley Orgánica. Así se procedió durante la Segunda República, que reanudó las prácticas más cínicas y perversas de la peor tradición del siglo anterior, ya que hizo compatibles las solemnes declaraciones constitucionales de garantías de la inamovilidad con masivas destituciones reales al amparo de la legislación de excepción y de la brutal ley de 8 de septiembre de 1932 que permitía al gobierno jubilar a cualquier magistrado o juez sin más garantía (?) que el recurso de súplica ante el propio Consejo de Ministros.

Alejandro Nieto, El desgobierno judicial, Trotta 2005, pàgines 134–135.

Anuncis