Nadie se atrevi…

by unixzealot

Nadie se atrevió a decir que podía haber problemas. Era antipatriótico dudar de la capacidad de Madrid para lograr unos Juegos Olímpicos. Se creó un estado de ánimo que hizo que todo el mundo pensase que estaba hecho. En las casas de apuestas se veía claramente que el resto del mundo creía que iba a ganar Tokio. Pero aquí no. ¿Por qué? Por autocensura periodística. En todas partes parecía que la que iba a ganar era Madrid porque sí, sin más. Eso engaña a la gente y conduce a la amargura, a la decepción y a ese tipo de preguntas que he escuchado: por qué nos odian, qué tienen en contra de nosotros.

Giles Tremlett, corresponsal de “The Economist” a Espanya. Entrevista a Jot Down.

Anuncis